FUIMOS AL FITU... Y SE ARMÓ EL MARIACHI!!!



Ganas, muchas ganas había este año de Fitu que ya alcanzaba la sexta edición como quien no quiere la cosa, convirtiendose en todo un clásico de comienzo de verano del calendario escuterista asturiano. 


La cosa empezaba ya de viernes con la scooterada nocturna a Covadonga y el supercachopo (fuera de inscripción) al que no pudimos acudir por motivos de agenda. Transcurrió sin incidentes que reseñar.

Ya el sábado tocaba madrugar para rodar hasta Arriondas con los amigos del STP, con salida ya clásica desde el Carling Goal del Molinón. Con puntualidad británica llegaban Kary y Pablo, que daban buena cuenta de un desayuno tan contundente como necesario mientras iban llegando el resto de expedicionarios: Jano, Lucia, Analía, Hugo, Almu, Juancar, Patri, Jay y, por último siempre mal y tarde, nuestro querido presidente Tati. 
Así que tras el retraso de casi una hora sobre el horario previsto y tras sopesar la posibilidad de tirar millas por la autopista para recuperar el tiempo perdido, decidimos hacer la ruta más coherente, eso es Villaviciosa por la N632,  girando allí a la derecha por la AS255, una de mis carreteras favoritas para rutear pasando Santolaya de Cabranes donde hicimos una rápida y ya necesaria parada para refrigerar máquinas e hígados, mientras íbamos viendo pasar grupos de moteros varios camino de sus respectivas concentraciones con los saludos de rigor.
Mahous frescas y 7 km más hasta alcanzar la N634 a la altura de Infiesto, donde ya en 4ª marcha y a buen ritmo devoramos los últimos 20 km bien escoltados por el coche de apoyo de Patri que hizo de pantalla ante los frecuentes problemas que tiene esta carretera con los amigos de las 4 ruedas.

Llegamos a eso de las 12 y pico a la plaza del Cañón de Arriondas, los últimos obviamente, pero con los 3 minutos de anticipación necesarios para inscribirnos y alcanzar el centenar de participantes en la prueba. De ahí corriendo al bar más cercano a tomar unas frescas, ya que desde la megafonía amenazaban con una salida inmediata.
Afortunadamente el microclima de Arriondas se puso de nuestra parte y empezó a llover con bastante fuerza, por lo que algunos de nosotros siguiendo las directrices aprendidas: "A las de llover no voy", "Mejor mojarse por dentro que por fuera", "Usted no nada nada, es que yo no traje traje"... decidimos seguir soplando unas mahous mientras el resto de expedicionarios ponían rumbo al Fitu. Primer imprevisto contracorriente de los Cachopers, que no sería el último del fin de semana...
Tras unas cervezas de rigor, arrancamos haciendo nuestra particular ruta hasta el Hotel, lo que vienen a ser 150 metros. Creo que llegamos a meter segunda. Motos aparcadas y un vermú en El Mirador, sidrería clásica de nuestras visitas a las orillas del Sella.
En constate vía teléfonica con los expedicionarios al Fitu, nos comentan que subida sin incidentes y tiempo revuelto allí arriba como es menester, aunque sin mucha agua por suerte. Así que a eso de las 3 ponemos rumbo a la comida que se celebraba en la localidad de Margolles, a unos 8 km del pueblo. LLegamos sin incidentes y... los primeros!!!!! Perfecto para tomar unas mahous mientras confratenizabamos con las despedidas de soltero presentes y pillábamos los mejores sitios del restaurante. Alguna ventaja tiene esto de ir contracorriente.
Media hora más llega el grueso de la expedición. Comida divertida y muy rica a base de fabadona, carne y arroz con leche, mientras la cerveza y el vino corría por nuestra mesa como si no hubiera mañana. A continuación medio centenar de premios de los que muchos fuimos agraciados con pastas, consoladores, piraguas, sombrillas y un sinfin de cosas inservibles que algunos ya habíamos perdido o donado antes de abandonar el local.

De ahí partía la ruta vespertina. Ni que decir tiene que el grueso cachoper decidimos tirar en dirección contraria. Bien saben los viejos del lugar que el salmón en el Sella lo sube contracorriente. Nos sentimos plenamente identificados.
LLegamos al Hotel Estrada, y la pobre chica o nos recordaba de otros años o ponía cara de circunstancias cuando nos vió llegar en plan "la que me espera". Tranquila pequeña, somos chicos formales!
Tras unas mahous de rigor pa tirar la tarde que ya no recuerdo ni donde fueron, rápida vuelta al hotel a colocarnos nuestros enseres para la fiesta Mariachi en el pub Haloderafa, no sin antes soplar unas frescas mientras Jay Machete, auténtico protagonista de la noche, se acababa el tatuaje. Muchas risas con los disfrazes de los STP´s, Liadas (geniales como siempre) y rumbo al Forquetu donde repusimos fuerzas a un precio irrisorio antes de abordar lo que se venía encima.

Una vez en el pub, genial como siempre el trato hace nosotros, un par de platos muy bien montados para la ocasión, photocall disponible y gran ambiente. Allí pinchamos Hugo, Kary y un servidor, un poco de todo, sobre todo pop, yeye, frikadas escuteristas y un sinfin de anécdotas hasta que nuestros cuerpos fueron abandonando el local a otros tugurios nocturnos donde seguimos la noche hasta horas intempestivas.

El domingo, prontito en pie. Algunos no llegaron a la habitación, o simplemente se metieron en otra, y tras beber unos 17 aquarius en una tienda cercana abierta a tal fin, el presi salió el último y nos permitió disfrutar un poco del maravilloso día veraniego que nos brindaba la zona.
Después de cargar el coche, rumbo al Fitu (esta vez sí) y subida al Mirador, donde tomamos unas mahous para hacer la espectacular bajada hasta Colunga. Ahí, gasolinera y primeros problemas en las máquinas (ya tardaban), sobre todo en la Prima de Machete que se negaba a arrancar. Tras poner a prueba nuestros amplios conocimientos mecánicos, es decir cambiar la bujía 20 veces hasta que arranque, conseguimos poner rumbo otra vez, llegando a eso de las 4 de la tarde a Villaviciosa donde los chavales de La Espicha tuvieron a bien darnos de comer algo.

Por último, ruta rápida hasta Gijón (Machete va a Gijón por el pedrosuuu) y despedida y cierre a la altura de la Laboral para cerrar un finde completo de risas y escuterismo a raudales.

Ya sin más agradecer a toda la gente de STP, Vespa Club Llanes, Liadas por acompañarnos en esta aventura. A los Amigos Vespa Parres por dejarnos poner nuestra música y organizar este sarao con tantas ganas y humildad. A todos los bares de Arriondas que nos dieron de beber siempre con una sonrisa en la cara. A la gente de Haloderafa por currarse la fiesta, siempre con amabilidad permanente y cerveza cortesía de la casa.

Nos vemos en el Fitu 2015? Por supuesto!!

Xuan.
















































Comentarios

Entradas populares